Logo

Estrés postraumático

Por Román Díaz Salgado.

En julio, se dio seguimiento a los procesos de atención psicológica individual en los tres centros comunitarios de ednica. Del total de personas atendidas, el 70% accedió a tratamiento psicológico individual y el 17% recibió atención en la modalidad de apoyo emocional y terapia breve centrada en soluciones. De éstas personas, el 60% recibió tratamiento psicológico para la atención al trastorno de estrés postraumático (TEPT), al cual, dedico esta nota.

El TEPT es una condición clínica que resulta como efecto de la vivencia de uno o varios eventos traumáticos que pueden implicar el experimentar daño físico, padecer o testificar  violencia, experimentar situaciones de peligro, amenaza o riesgos donde se ve comprometida la vida, la integridad física y/o emocional del individuo, del grupo de pertenencia o de la propia comunidad. La experiencia subjetiva individual llega a ser un factor determinante en el proceso de significar un evento traumatogénico en un trauma psicológico, de tal forma que cuando se instaura dicho trauma, llega a generar una afectación emocional que ya no puede ser procesada o digerida por las defesas y recursos mentales propios del individuo.

Para que se determine la presencia de TEPT en una persona, las reacciones por trauma psicológico han de manifestarse en un periodo continuo de por lo menos un mes, después de que ésta haya   experimentado el evento traumático. Dichas reacciones por trauma han de generan un deterioro clínicamente significativo en los componentes social, escolar, laboral y del funcionamiento global de la persona. El núcleo primordial del estrés postraumático tiene que ver con la re experimentación del trauma, el cual se puede manifestar a partir de otra serie de síntomas tales como: recuerdos angustiantes, repetitivos e intrusivos relacionados con el evento traumático; experimentar pesadillas; comportarse como si el evento traumático sucediese en el momento presente o sentirlo de tal forma; síntomas disociativos; así como sentimientos de temor, terror o preocupación intensa ante la exposición de estímulos relacionados con el evento traumático padecido. A la vez, puede haber sobre reacciones de tipo psicofisiológicos relacionados con la evocación o la exposición a estímulos asociados con el suceso. Otros síntomas de TEPT también pueden ser experimentar irritabilidad emocional, dificultad para concentrarse, estado de híper vigilancia, sentimientos de desesperanza, tristeza, pena o vergüenza por lo que sucedió; además de que la persona puede desarrollar conductas de evitación desadaptativa, conducta problemática y reacciones psicosomáticas, entre otros.

Tomando en cuenta que el TEPT es un trastorno psicológico que genera un deterioro clínicamente  significativo en el funcionamiento global de la persona, es oportuno mantener las estrategias de atención y tratamiento de éstos pacientes a fin de incidir en la salud emocional y en su calidad de vida.