Logo

Inclusión para quienes trabajan o habitan los espacios públicos

Septiembre es un mes importante para México. Como comunidad, nos da motivos para fortalecer nuestra identidad; a nivel de ednica nos abre la puerta para poner en práctica más ejercicios de inclusión para quienes trabajan o habitan los espacios públicos de la ciudad.

Este noveno mes del año es rico en efemérides, se conmemora el inicio y la consumación de la Independencia, la invasión Norteamericana y de manera más reciente, los sismos del 85. De este modo, en los tres centros comunitarios realizamos actividades para conmemorar el Grito de Independencia: se trató de una comida con pozole hecho por las madres de familia, una convivencia en la que están presentes los y las jóvenes que viven en calle, las y los niños trabajadores, las mismas madres y el personal, todo mundo sentados a la misma mesa, en un momento especial, sin violencia, sin drogas, donde los chavos de calle, participan comprando las tostadas, limpiando el espacio, lavando los trastes que van quedando sucios y, por supuesto, mostrando gratitud hacia las madres de familia que prepararon los alimentos.

Sin que lo supiéramos, septiembre terminaría de manera abrupta, con una ciudad y con un país conmocionados y movilizados contra la adversidad. Como quedó demostrado, somos una comunidad que sí se puede unir, que sí se puede movilizar por el otro, por la otra, que sí puede sentar en una misma mesa a distintos grupos, iguales y diversos a la vez, pero con un mismo objetivo: vivir en una sociedad más inclusiva y solidaría.