Atención psicológica y teoría de cambio

Salud Emocional

La teoría de cambio da sustento metodológico al quehacer institucional. La atención psicoterapéutica que se implementa es uno de los componentes diseñados para identificar y tratar problemáticas de salud emocional, con miras a que las personas construyan relaciones con equidad de género, de buen trato y no violentas, en el entendido de que estos elementos, entre otros, contribuyen al mejoramiento de la salud psicológica y a su calidad de vida.

En este sentido, ednica cuenta con un área de Salud Emocional, la cual brinda terapia psicológica desde los  enfoques cognitivo conductual y humanístico con  la  intención de contrarrestar los efectos del estrés postraumático y las adicciones, entre otros problemas. El proceso terapéutico que desarrollamos implica una etapa diagnóstica, la elaboración de los conflictos, el egreso y el seguimiento del caso; y en pacientes que lo requieran, se promueve la referencia a instituciones especializadas. De esta manera, las modalidades de atención que brindamos son individuales, familiares y grupales.

El servicio de atención psicológica que proporcionamos tiene por finalidad el promover  una mejor calidad de vida en niñas, niños, adolescentes y jóvenes en situación de calle, así como en las y los adultos responsables de familia, que participan en los centros comunitarios.

De esta manera, el componente de la atención psicoterapéutica, dentro del marco de la teoría de cambio, se orienta hacia una serie de propósitos relacionados con: mejorar la salud emocional, disminuir la violencia, reducir conductas y roles estereotipados, mejorar las relaciones interpersonales, aumentar el manejo positivo de emociones y duelos, incrementar la identificación de alternativas, mejorar la resolución de conflictos y la comunicación, en las personas que aceden al tratamiento.

Para efectos de esta reflexión, nos delimitaremos a tres propósitos fundamentales del tratamiento psicoterapéutico, para explicar cómo se busca mejorar la salud emocional, incrementar los recursos de afrontamiento adaptativo y disminuir las conductas estereotipadas.

Para que las personas que acceden al tratamiento psicoterapéutico mejoren su salud emocional,  se promueve que éstas desarrollen una serie de habilidades y capacidades (cognitivas, afectivas y sociales) que les permitan afrontar su padecimiento diagnosticado. De igual modo, el paciente desarrolla recursos terapéuticos que van a incidir en la disminución de la intensidad de los síntomas relacionados con su problemática.

El paciente que participa en el proceso psicoterapéutico desarrolla recursos de afrontamiento adaptativo a partir de que éste elabora nociones y habilidades tales como: autorregulación emocional, comunicación positiva, asertividad, resolución de problemas y habilidades sociales, entre otras más. De esta manera, se espera que quienes accedan al servicio psicoterapéutico logren generar relaciones de buen trato y una disminución de la violencia.

La disminución de conductas estereotipadas da cuenta de un desequilibrio de poder en las relaciones humanas del paciente; por lo que en este sentido, el proceso psicoterapéutico se implementa con una perspectiva orientada hacia la equidad de género.

Para concluir, es importante destacar que la atención psicoterapéutica que proporcionamos, tiene más de una finalidad, que implica contar con una serie de perspectivas metodológicas como lo son las cognitivo conductual, humanista, género, buen trato y no violencia.