Aún a la distancia seguimos trabajando

Angélica Yniesta Hernández

La contingencia sanitaria causada por el COVID 19 continúa en todo el país; ednica mantiene las medidas de seguridad recomendadas para prevenir contagios, por eso, implementamos una estrategia para mantenernos en contacto con los niños, niñas, adolescentes y sus madres; en el Centro Comunitario Morelos acortamos la distancia, manteniendo la comunicación directa a través del Whats App.

Se abrieron varios grupos y se organizaron algunas actividades para los niños y las niñas, por ejemplo: elaboraron un vídeo para reconocer el trabajo que realizan las madres de familia  en la crianza de los hijos e hijas; cuando lo solicitan, se les apoya en algunas tareas, en la búsqueda de información o manejo de la plataforma escolar; monitoreamos su estado de ánimo y salud física; se dio apoyo y contención a quien lo solicitó e información sobre la pandemia.

Con las madres se mantiene un espacio abierto para darles consejos sobre algunas actividades sencillas, como mantener las rutinas con sus hijos e hijas y sobre todo un espacio de escucha para hablar de sus emociones, situaciones familiares o bien, su situación económica.

La tecnología favorece que los niños, niñas, adolescentes y sus mamás se vayan adaptando a una nueva forma de mantenerse comunicados, promueve su participación, el trabajo en familia y mantiene un diálogo con sus compañeros de grupo, que antes no tenían fuera del espacio de ednica.

Otra acción que se realiza en el Centro Comunitario Morelos, es que dadas las circunstancias de abandono y exclusión en la que viven los y las jóvenes que habitan el espacio público, el centro abre sus instalaciones todos los lunes para recibirles y accedan a los servicios de higiene personal, lavado de ropa, servicio de comedor, actividades educativas, monitorear su estado de salud, sobre todo a un espacio de escucha donde expresen sus emociones y sus preocupaciones respecto a la emergencia sanitaria, fundamentalmente,  tengan la información necesaria para actuar en caso de contagio propio o de algunos de sus compañeros.

La emergencia sanitaria continúa, mientras tanto, todos y todas debemos aprender a adaptarnos a los cambios, a una nueva normalidad, las reglas básicas de higiene cambiaron, las formas de convivir también; lo importante es que pronto trabajaremos juntos otra vez, por supuesto, cuidando la seguridad sanitaria.