Hablar de quedarse en casa con quienes no tienen casa

Karla Saraí Ramírez Eufemio

México y el mundo atraviesan por un hecho histórico que implica una emergencia sanitaria causada por el Covid-19, que nos tiene a todas y todos muy alarmados; sin embargo en medio de toda esta situación generada por la pandemia ¿Nos hemos puesto a pensar en las personas más vulnerables?

En México miles de personas utilizan las calles como su fuente de ingreso y su hogar, es ahí donde sobreviven; pareciera muy fácil solicitar “¡Quédate en casa!” pero olvidamos que en México son pocas las personas que tienen ese privilegio sin afectar de manera importante su economía familiar.

ednica trabaja con personas en situación de calle que son de las más vulnerables ante la epidemia, desde los y las jóvenes que habitan el espacio público hasta los niños, niñas, adolescentes y sus familias que se dedican al comercio informal y que viven al día.

¿Cómo se pueden confinar quienes viven en calle, cómo se aíslan, con qué agua se lavan las manos de forma frecuente, cómo desinfectan sus pertenencias, cómo se resguardan?

Para las y los que son trabajadores, dejar de salir a trabajar a las calles les ha implicado no generar un ingreso y sin dinero cómo se compra comida, leche, gel, cubre bocas, etc. Sin duda, esta crisis está pegándoles fuerte, sobre todo, en su economía, su salud, en la convivencia y estabilidad emocional.

Desde ednica estamos buscando la forma de apoyarles y acompañarles en esta crisis, por eso, durante esta emergencia sanitaria el Centro Comunitario Morelos abre sus instalaciones para recibir a las y los jóvenes vinculados con la vida en calle, para que puedan realizar sus actividades como bañarse, hacer de comer, lavar su ropa, platicar sobre sus emociones y sentirse acompañados; también se les ha repartido gel, cubre bocas, se les ha dado información sobre la pandemia y qué hacer en caso de algún síntoma.

Por otro lado, se está trabajando con niños, niñas, adolescentes así como con las madres de cada uno de ellos y ellas; en su mayoría son comerciantes en vía pública y por tanto su economía se ha visto afectada por la situación actual, hemos manteniendo el contacto y se les ha apoyado en tareas, ya sea a distancia o presencialmente en los días que el Centro Comunitario Morelos está abierto.

Además creamos un grupo en Whats App para mantenernos en contacto directo con ellos y ellas, mandarles información real y oportuna sobre la epidemia, algunas actividades de lectura, consejos para la convivencia sana y en ocasiones sólo para enviarles saludos y palabras de aliento en esta crisis.

La situación es complicada, pero nuestro trabajo continúa, en la medida de lo posible a la sana distancia y esperamos que pronto en la cotidianidad, con más fuerza, podamos seguir brindando alternativas para las personas, quienes por esta crisis, se encontrarán aún más vulneradas.