Resultados del diagnóstico habilidades parentales

En esta ocasión presentaremos los resultados y hallazgos obtenidos del diagnóstico de las habilidades parentales, desarrollado en el 2019 como parte del proyecto “Relaciones sanas, comunidades seguras”, patrocinado por Fundación Quiera de la Asociación de Bancos De México AC.

El objetivo general del diagnóstico es conocer el nivel de desarrollo en habilidades parentales que presentan adultos responsables de familia que participan en las actividades educativo terapéuticas de los centros comunitarios Ajusco, Morelos y Xochimilco, de ednica IAP.

Las habilidades parentales que se evaluaron fueron: comunicación y escucha activa entre padres e hijos, regulación emocional por parte de los padres, disciplina positiva centrada en límites y consecuencias, autoestima y seguridad en el hogar, resolución adecuada de conflictos en el hogar, trato equitativo hacia hijas e hijos, y finalmente estrategias de protección con autocuidado en la crianza.

Para este diagnóstico se tomó en cuenta a un total de 53 adultos responsables de familia, de los cuales el 96% correspondieron a mujeres y 4% a hombres. También, el 23% de las personas evaluadas tienen entre 18 a 30 años, y el  77% entre 31 a 59 años de edad. A la vez, en cuanto al parentesco de la persona responsable en la crianza en el hogar de niñas, niños y adolescentes (NNA) en situación de calle que se evaluaron, el 92% fueron mamás, 4% correspondieron a papás, mientras que otro 4%  se trata de abuelas. Otro dato socio demográfico que registró el diagnóstico es que cada persona adulta  responsable de familia evaluada, se está haciendo cargo de la crianza, en promedio, de 3 NNA; por lo que el 83% de evaluadas desarrollan labores de crianza con 1 a 3 NNA, mientras que solo el 17% se hacen cargo de 4 a 7 NNA en su crianza.

Por otra parte, se observaron los siguientes resultados en cuanto a la evaluación de sus habilidades parentales:

Con respecto a la habilidad de comunicación y escucha activa entre padres e hijos, se observó que el 15% tiene nula habilidad,  19% tiene deficiente habilidad, 45% cuenta con mediana habilidad, 15% presenta buena habilidad y 6% muy buena habilidad.

En lo que respecta a regulación emocional por parte de los padres, el 15% de la población total estudiada tiene nula habilidad, 41% cuenta con deficiente habilidad, 25% tiene mediana habilidad y 19% presenta buena habilidad.

Sobre la habilidad correspondiente a disciplina positiva centrada en límites y consecuencias, se observa que el 11% cuenta con nula habilidad, 30% registra deficiente habilidad, 25% denota mediana habilidad, 32% manifiesta buena habilidad y el 2% registró muy buena habilidad.

Mientras que para la habilidad de auto estima y seguridad en el hogar, en el total de las personas evaluadas se identificó que el 6% cuenta con nula habilidad al respecto. 21% presenta deficiente habilidad, 39% tiene mediana habilidad, 30% cuenta con buena habilidad y el 2% cuenta con muy buena habilidad.

Además, para la habilidad de resolución adecuada de conflictos en el hogar, se determina que el 21% de los evaluados presenta nula habilidad. Otro 34% presenta deficiente habilidad, 26% cuenta con mediana habilidad y 19% tiene buena habilidad.

En torno a la habilidad de trato equitativo hacia hijas e hijos, se puedo observar que el 19% de evaluados cuentan con nula habilidad, 36% registraron deficiente habilidad, 24% presentan mediana habilidad, 19% calificó con buena habilidad y 2% tiene muy buena habilidad.

Finalmente, con respecto al nivel de estrategias de protección y autocuidado en la crianza; se pudo determinar que el 8% de personas evaluadas presentan nula habilidad, 26% registraron deficiente habilidad, 40% presentan mediana habilidad, y otro 26% calificó con buena habilidad.

A partir de lo anterior, se pudo determinar que las habilidades donde presentaron mejores puntajes fueron: Autoestima y seguridad en hogar, estrategias de protección y autocuidado en la crianza, disciplina positiva centrada en límites y consecuencias, así como comunicación y escucha activa entre padres e hijos. Siendo que en estas habilidades, en promedio,  puntuaron en un grado de desarrollo medio en las mismas.

Las habilidades en las que presentaron los puntajes más bajos fueron: regulación emocional por parte de los padres, resolución adecuada de conflictos en el hogar, y trato equitativo hacia hijas e hijos. Siendo que estas habilidades, en promedio, puntuaron en un grado de desarrollo deficiente en las mismas.

Es importante ponderar y dimensionar objetivamente los resultados obtenidos por parte de las personas adultas responsables de familia que se evaluaron, desde una mirada integral, pues se trata de un grupo vulnerable muy específico; y para ello es necesario tomar en cuenta los diversos factores que les determinan en su singularidad como adultos que están en el proceso de desempeñar responsabilidades de crianza. Tales factores a tomar en cuenta corresponden a la pauta transgeneracional de crianza, los antecedentes de crianza inmediatos, los ambientes comunitarios y familiares que modelan y moldean estilos de crianza, los aspectos culturales que a su vez conceptualizan y conforman prácticas de crianza, el grado de acceso a servicios comunitarios de educación y salud (entre otros); así como también la cuestión socioeconómica que a su vez determina la disponibilidad y el acceso a recursos necesarios para el desempeño de la crianza.  En suma, desde un enfoque de resiliencia, se puede decir que en muchos casos se trata de madres de familia que han enfrentado y enfrentan una serie de adversidades, en los factores previamente señalados; pero que también se encuentran en un proceso en el que están construyendo  habilidades para fortalecer capacidades que les permitan desempeñar una crianza positiva a favor de sus hijas e hijos en la medida en que acceden a propuestas educativas y de salud emocional como a las que acceden en ednica IAP.

Finalmente, hay que mencionar que a partir de los resultados generados en el diagnóstico de habilidades parentales 2019, generamos una línea base para subsecuentes mediciones. Con lo que posteriormente esperamos poder determinar variaciones con respecto al nivel de desarrollo de las habilidades que se monitorean en padres y madres de NNA que participan en los centros comunitarios de ednica IAP.