Cultura de la paz y la legalidad para la prevención del delito

Román Díaz Salgado.

En el mes de diciembre, concluimos la operación del proyecto “Cultura de la paz y la legalidad para la prevención del delito con niñas, niños y adolescentes (NNA) en situación de calle”. De esta manera, la intención de la presente nota es compartir los resultados obtenidos en dicho proyecto con respecto al tercer cuatrimestre del año 2020 en su implementación.

Se logró que 97 NNA de los tres centros comunitarios de ednica dieran seguimiento las sesiones educativo terapéuticas orientadas a contribuir su bienestar emocional mediante el desarrollo de una cultura de la paz y la legalidad; asimismo, 37 madres de familia participaron en sesiones psicoeducativas para el desarrollo del bienestar emocional de sus hijas e hijos. Además, 37 pacientes fortalecieron su desarrollo socio y psico emocional a través de procesos terapéuticos.

Mientras que como resultados cualitativos, tenemos que NNA fortalecieron nociones y habilidades para una cultura de la paz y la legalidad, de tal forma que las y los participantes lograron identificar y practicar actitudes basadas en el respeto a las normas y al ejercicio de derechos en la convivencia cotidiana. También fortalecieron habilidades para la mediación en la resolución de conflictos. Aunado a lo anterior, desarrollaron cultura de la legalidad y la democracia mediante el fortalecimiento de actitudes de respeto, tolerancia, equidad, igualdad y justicia. Finalmente, NNA revisaron estrategias para la participación y la sana convivencia orientadas a promover una recomposición del tejido social y la prevención del delito.

Para la promoción de las nociones, habilidades y actitudes mencionadas con NNA, se implementaron estrategias tales como sesiones presenciales en los centros comunitarios, así como sesiones remotas a través de grupos de WhatsApp. De igual forma se implementaron dinámicas en las que las y los participantes efectuaron lecturas, problematizaron, elaboraron reglamentos, resolvieron ejercicios y cuestionarios, analizaron videos, dibujaron, construyeron conceptos y participaron en juegos relacionados con las temáticas referidas.

Así también, las madres de familia, desarrollaron habilidades para la promoción de la cultura de la paz y la legalidad a partir de estrategias de mediación y resolución de conflictos y nociones sobre democracia.

Por otro lado, respecto a los logros cualitativos con las y los pacientes, desarrollaron recursos psicoterapéuticos en función de su diagnóstico y plan de tratamiento con un enfoque cognitivo conductual y humanista en la modalidad presencial. De esta manera, los pacientes lograron identificar y expresar situaciones problemáticas que les estuvieron afectando en el periodo con respecto a su diagnóstico. Además, accedieron a la opción de atención remota por medio de acompañamiento vía telefónica. A través de la atención remota, las y los pacientes formularon estrategias para afrontar problemas asociados  con el confinamiento, los cambios en la rutina, duelos y el estrés ante los cambios de rutina por la nueva normalidad ante la pandemia.

Finalmente, se desarrolló un diagnóstico sobre habilidades emocionales con NNA y otro de habilidades parentales con madres de familia, con lo cual se logró identificar variaciones en el desarrollo de las habilidades que se promueven con las y los participantes en los talleres educativo terapéuticos del presente proyecto.

Finalmente, reiteramos nuestra gratitud a Fundación Quiera de la Asociación de Bancos de México por apoyar el desarrollo del proyecto del cual se informa, pues coadyuva en la promoción de la atención a la salud emocional de NNA en situación de calle que participan en ednica y de sus familias.